martes, 23 de febrero de 2010

Las otras olimpiadas

Que el snowboard y los juegos olímpicos se rigen por normas distintas es algo que esta quedando claro en Vancouver. Fruto de esto no dejan de surgir anécdotas relacionadas con los riders, ya sea antes, mientras o después de la competición.
La primera de las anécdotas fue incluso antes de que empezasen los juegos y tuvo como protagonista a Kazujiro Kokubo. El japonés se presentó en el aeropuerto para viajar con su selección vistiendo el traje oficial de una manera particular: pantalones caídos, camisa por fuera y un holgado nudo de la corbata. Ante el "asombro" que produjo esto el rider, para terminar de arreglarlo, declaró que para él los JJOO eran una competición más de snowboard y no significaban nada especial. El asunto casi le cuesta ser enviado de vuelta a su país pero finalmente todo quedó en la prohibición de acudir a la gala inaugural y una nueva disculpa, esta vez mucho más seria al estilo nipón.
Durante la disputa del halfpipe la nota cómica la puso el equipo francés. Mathieu Crepel no dudó en saltar a competir con bigote demostrando que él estaba allí para disfrutar y divertirse. Lo cuirioso es que dicho bigote no era natural sino pintado con un rotulador. De nuevo esto no ha hecho nada de gracia a algunos integrantes de su federación...
Y la anécdota de después de la competición la han protagonizado Scotty Lago y sus "fogosas" celebraciones después de conseguir el bronce en la prueba de halfpipe. En un portal americano aparecieron unas fotos donde una chica "besaba y mordía" su medalla durante las celebraciones y eso parece no haber sentado nada bien a los americanos y su moralidad. Lago, tras pedir disculpas al comité olímpico de su país y a su federación se ha marchado "voluntaria" y prematuramente a casa abandonando la concentración.
Por lo menos, para quienes quieran competición siempre quedará el TTR...

2 comentarios:

Patri dijo...

La verdad es que debería ser una filosofía distinta, mas diversión para los participantes pero dentro de unos límites, sin llegar a perder el respeto, estas 3 historias q has contado no me parecen tan graves. Saludoos

QuiQue BorQue dijo...

Si, no me parece grave ni mucho menos...
Pero son cuestiones de las federaciones que además de snowboard engloban a otros muchos deportes donde la filosifia es muy distinta.
Desde luego que no en todos los deportes la diversión es lo primero

Archivo del blog